Sistema de inseminación que disminuye maltrato animal

Universidad introduce nuevo sistema de inseminación que disminuye maltrato animal.

Msc. Gerardo Dávila

El método conocido como El Torito fue desarrollado por el Dr. Marco

Sistema inseminaciòn
Participantes del primer curso      realizan prácticas en módulo bovino de la Universidad.

Antonio Hidalgo de México. La Universidad Internacional Antonio de Valdivieso (UNIAV) ubicada en el departamento de Rivas, Nicaragua  y con 66 años de experiencia en el ramo de la ganadería lo está introduciendo al país.  Este sistema promete revolucionar la producción ganadera y disminuir el maltrato animal en la nación centroamericana.

Nicaragua se ha caracterizado por ser un país agropecuario donde uno de sus rubros principales es la ganadería de leche, carne o doble propósito que generan riqueza a través  de las exportaciones. El IV censo nacional agropecuario realizado en el 2011 reportó 4.1 millones de cabezas de ganado en el país y a la fecha se reportan 5.2 millones de bovinos, podemos notar un crecimiento, aunque no es tan acelerado pero crece año a año, el problema es que aunque somos el país con más ganado bovino en Centroamérica los índices productivos y reproductivos son muy bajos obteniendo intervalos entre partos de un año y medio a dos años, incluso en algunas ocasiones hasta más.

En la producción estamos muy por debajo de los estándares con producciones ridículas en época seca, es decir,  de tres a dos litros por vaca y toretes que alcanzan el peso al sacrificio de tres a mas años, estos indicadores nos dan un amplio margen para mejorarlos y de esta manera tener una ganadería más eficiente, rentable  y por consiguiente competitiva.

Desde hace aproximadamente cincuenta años existe en el país una técnica tradicional de Inseminación Artificial (I.A.) en bovinos, pero ésta se ha utilizado poco en las unidades productivas,  ya que requiere de mucha práctica de parte del inseminador para que este adquiera una buena habilidad y destreza que posteriormente se traduzca en buenos porcentajes de preñez en el hato.

Con el sistema  tradicional  el inseminador  maltrata a  la vaca, usando palpación rectal para posesionarse del cérvix y utiliza solamente el sentido del tacto. Lo novedoso con “El Torito” es que se realiza  de manera visual, ya que a través de un especulo y una linterna se visualiza la entrada del cérvix donde se fija un catéter, se infla el globo que evitará que el semen se regrese al aplicar el diluyente que es el que va arrastrar el semen hasta el cuerpo y cuernos uterinos.

Los materiales que se utilizan  con El Torito” son muy diferentes a los del método tradicional entre ellos tenemos: especulo de plástico, fundas para espéculos, catéter descartables estériles con una sonda Foley, soportes para las descartables que contiene el diluyente y aire con que se infla el globo, linterna, termómetro, termo de estereofon y lubricante a base de agua. Esto demuestra que es un sistema más sofisticado y preciso.

El Torito ayudará a mejorar los parámetros productivos y reproductivos de la ganadería nicaragüense. La alimentación es el principal eslabón en la producción bovina sea de leche o carne, sin embargo, no existirá una buena producción sin el potencial genético de ganado bovino del país. Una mala genética no permite transformar ese alimento en buena producción de leche y carne según las características raciales de los animales.

Los  ganaderos en Nicaragua, por cincuenta años han optado por la técnica de Inseminación tradicional, pero al no tener porcentajes satisfactorios en la preñez de sus vacas y no encontrar al personal calificado para hacerlo, han renunciado a este tipo de reproducción asistida y regresan desafortunadamente a la monta natural,  realizada por un toro que lastimosamente muchas veces es  de baja calidad genética.

Desde la UNIAV estamos siendo pioneros en Nicaragua y creemos que esta técnica se va a desarrollar satisfactoriamente entre los productores, porque es  muy fácil su aprendizaje, a diferencia de la técnica tradicional. También es  menos estresante y disminuye significativamente el maltrato hacia el animal, es decir, se beneficiará no solo el productor sino también las vacas en edad reproductiva.