Padre Oscar, nuevo Vicerrector General

Padre Oscar Valderrama Nuevo vicerrector general de la UNIAG
Padre Oscar Valderrama Nuevo vicerrector general de la UNIAG

“Regale todo y decidí volverme sacerdote”

El Padre Oscar Valderrama llega a la UNIAG para formar parte del equipo de dirección de esta universidad, desde la posición de Vicerrector General. Su trayectoria y experiencia llegan en hora buena para apoyar los avances que tiene planificada la institución para los próximos años.

Panameño de nacimiento, pero con raíces hindúes por herencia materna, le ha permitido manejarse como un hombre muy espiritual y muy sereno tal y como es esta cultura asiática. Fray Oscar viene del país canalero y deja un trabajo interesante al ser director del Centro Santo Domingo (Panamá), donde realizaba formación de laicos, diálogo interreligioso (Budismo, Hinduismo, Islamismo y Judaísmo), investigación en ciencias sociales, entre otros temas.

Un hombre de 62 años que nació en la pobreza, tanto así que pasó hambre. Un día pensó que su futuro debía cambiar y se volvió comerciante. Esa dinámica de negociante hizo que formara tres empresas de las cuales en una era el dueño total y en la otra tenia socios. Siendo aún muy joven a los 22 años y con todo ese poder, nuevamente consideró que su vida y su futuro debían cambiar y regaló las empresas a sus empleados y decidió volverse sacerdote.

Desde ese día se ha dedicado a servir, incluso en las situaciones más complicadas o dolorosas. Ha trabajado con maras (pandillas violentas) en Honduras, con niños enfermos de VIH-SIDA. “Las maras cuando ven que vas con buenas intenciones te respetan, pero no aceptan traiciones”, dice Fray Oscar.

Este cura es amante de la pintura, la fotografía, toca la guitarra y percusión, hasta tuvo un grupo de Rock en su juventud. Todo ese arte no es en vano ya que estudio en el Bellas Artes en Panamá, murales en México y dirección de teatro.

Conoce la UNIAG desde el 2005 y le parece un proyecto interesante. Cree que puede brindar buenos aportes desde su posición como Vicerrector General, algo en lo que nunca se había desempeñado. Ahora, en Nicaragua, en esta universidad de Rivas, le corresponde trabajar y servir, por eso dice que él es “del lugar en donde está, no del lugar donde nació”. También deja muy claro que “le gusta confiar en la gente, porque si no lo hace, entonces cual sería el objetivo de ser sacerdote”