Fray Roberto: “No puedo obligar a los demás en que creer”

 

Fray Roberto de Jesús Castellón López, con tan solo 10 meses de haber salido de su formación pastoral, llega a Rivas para retomar la zona pastoral de la Universidad Internacional Antonio de Valdivieso. De nacionalidad nicaragüense y originario de Managua, se siente muy feliz de regresar a trabajar y vivir en su país.

A sus 31 años de edad tiene un importante recorrido dentro de la Orden de Predicadores.  Viene de estar cuatro años y nueve meses en el Salvador donde permaneció en el convento Santo Domingo en San Salvador y en la casa nuestra señora del Carmen en Santa de Ana. En el 2012 tuvo su primera experiencia laboral en el colegio Los Ángeles de San José Costa Rica, llevando la pastoral educativa.

La gente en El Salvador le decía que como era posible que quisiera moverse a Nicaragua en medio de la actual crisis. El no vio esto como una limitación, considera que este caos es una oportunidad para que todos podamos dar lo mejor de lo que tenemos para el país. “En momentos de crisis nunca se abandona el barco.”

Su intención es darle a la pastoral universitaria un sentido de espiritualidad amplia, donde todos logren tener un espacio, un lugar donde se sientan acogidos.  A su vez, le interesa acompañar a la comunidad de la UNIAV, los estudiantes y todos los colaboradores en su crecimiento humano y espiritual. También estará en el Colegio Santo Domingo de Guzmán impartiendo clases y apoyando a los demás hermanos de la Orden de Predicadores en sus diferentes labores.

Su postura dentro de la perspectiva de la fe, es que no puede obligar a los demás en que tiene que creer o no, solo tratar de ser como una especie de bisagra, que le permita a la gente abrirse a lo que ellos creen para seguir creciendo de forma integral.  “Bien decía santa Catalina de Siena creer en Dios es conocerte a ti mismo” dice el Fray.  “Lo que se pretende con esto es que nos conozcamos a nosotros mismos, ver nuestras limitaciones, así mismo lograr superarlas y poder desarrollarse como personas integrales, encontrándole sentido desde lo que creemos”

En su experiencia religiosa ha notado que para algunos seres humanos Dios es todo, es omnipotente y omnipresente pero algunas personas no creen en una divinidad, consideran que solo somos átomos dentro del universo. Es por eso que Fray Roberto cree que siempre llegamos al límite de no saber de dónde es que procede realmente todo y que lo que nos mueve es la fé.

Fray Roberto se caracteriza como una persona que le gusta cuidar su cuerpo y su alma, para él no se puede separar algo que está íntimamente unido. Mucha gente se impacta con su estilo de vida solo por ser Fray, pero asegura que solo trata de ser él mismo. Siempre busca establecer comunicación con las personas, aunque algunas veces se le dificulte expresarse.  Le encanta leer novelas y algunos libros de psicología.

Su trabajo desde la pastoral ya ha empezado con la organización del novenario de la Inmaculada Concepción de María que dará inicio el 26 de noviembre.